viernes, 8 de noviembre de 2013

Poema: Al amor y la pasión

Buenas noches, amigooos. Hoy voy a enseñaros un poema que escribí hace unos días. Se trata de mi composición poética y lírica más reciente, y, según mi hermano, la que mejor me ha salido. Y es cierto que está entre los primeros de mi lista de poesías favoritas (no confundir con lista de prosas favoritas) 
Hay otra que está también muy cerca de la vacante del primer puesto, pero es muy personal y no la voy a compartir. Esa está dedicada a mi padre.

Escribí este poema por que me lo encomendó mi profesora de lengua. En este curso estamos estudiando la rima, métrica, géneros, tipos de estrofas... Y nos mandó hacer un poema de longitud indefinida de tercetos encadenados (ya os sabréis todo el rollo ese de rima A,B,A B,C,B ... endecasílabos, todo eso...)
En fin, que me descentro. Lo que os traigo esta noche habla sobre el amor y la pasión, como su título bien indica. Narra las diferencias y a la vez similitudes entre el amor puro y la pasión, que son como dos caras de la misma moneda, las dos facetas del bipolar dios. Yo considero que no hay amor sin pasión. 


Al amor y la pasión

Respóndeme pues, o calla, mi vida.
Pues nunca podrán estar separados
¿Es amor la guerra que en mí se libra?

Una es nítida canción de verano,
modo tranquilo, apacible de vivir.
Es cual corazón de Abel, sin engaño

Otra es violento vaivén, es Caín
turbio es el aliento por el ardor.
 torbellino seductor, frenesí.

Así que responde o calla, mi flor.
Ambas, tan opuestas cosas que siento,
¿Es que acaso no son ambas amor?

Una es suave como brisa de viento,
acaricia dulcemente el corazón.
Con dedos como fina seda, lentos.

La otra me arrasa como un ciclón,
devorando mi cuerpo está, el deseo.
Es sedienta, carmesí, es pasión.

Así que ¡responde o calla! Te espero.
Estas grietas que perforan mi ser...
¿Son amor o sólo obra de Morfeo?

Una es suspiro al anochecer,
pulmones henchidos en la mañana,
sonrisa boba en sonrosada tez.

Otra es negra, sedienta bestia parda,
sombra creciente con control en mí.
Cadenas, sangre, que no hallan luz clara.

¡Respóndeme ya y no calles! Y pon fin
a esta eterna y fiera discusión.
Que este dios partido me hace morir.
¿Es que acaso no son ambos amor?



Elena Cejuela Jiménez  7-11-2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada